Computación cuántica, paradigma computacional del futuro

Computación cuántica

Quién podría imaginar que la computación clásica basada en bits osea 0 y 1 que tanto desarrollo y bienestar a proporcionado a la humanidad y aun en la actualidad después de años de la creación del primer computador moderno atribuido al ingeniero alemán, Konrad Zuse en 1941, llamado el Z3, encuentre en su desarrollo un nuevo paradigma computacional, la computación cuántica.

Este nuevo modelo computacional surge debido al inconveniente que presenta la miniaturización de los componentes electrónicos usados en la computación clásica. Parece paradójico que lo que ha permitido el gran desarrollo de esta última, ahora se esgrima como su peor enemigo para seguir avanzando.

Inconvenientes de la miniaturización

Aunque la miniaturización de los componentes electrónicos o microchips es lo que ha permitido grandes velocidades en el procesamiento de datos, esta miniaturización no puede ser infinita, actualmente hablamos de nanómetros, y esto se debe a que los electrones se escapan de las pistas que deben seguir, generando así un mal funcionamiento de los chips, a lo cual se le llama efecto túnel.

En este punto es donde empezaremos a enfrentarnos con nuevas terminologías tales como  QuBits o Bits Cuánticos, ya no se trabajara con dos valores 0 y 1, sino con cuantos los cuales se rigen por las leyes de la mecánica cuántica y lo cual les permite estar en superposición coherente ósea tomar los valores 0, 1 y 0, 1 otra vez ósea dos estados ortogonales de una partícula subatómica, estos CuBits se representa a través de la esfera de Bloch lo cual viene a ser el bloque de construcción esencial de los computadores cuánticos.   

Esta capacidad permitirá a los computadores cuánticos realizar varias operaciones a la vez dependiendo del número de Cubits que se dispongan. Para hacerse una idea un computador cuántico con 15 QuBits equivaldría a un computador convencional de 5 teraflops, ósea 5 millones de millones de operaciones en coma flotante por segundo.

Deja un comentario