Avanzan positivamente las ciudades inteligentes

La aparición de la tecnología desde siempre ha traído consigo una serie de elementos positivos para la humanidad en líneas generales, su aporte ha sido interesante en materia del desarrollo de los pueblo lo cual se ve acrecentado con la aparición y proliferación de las llamadas  ciudades inteligentes.

Aunque ellas no son nuevas en realidad, es ahora cuando luego de varios intentos como los vividos en 2004 con la aparición de las ciudades digitales, que han venido cobrando una fuera importante, sobre todo en varias capitales de países   europeos y por supuesto en los Estados Unidos América y alguna otra ciudad importante de las naciones de ese continente.

Como se sabrá se llaman ciudades inteligentes, aquellas que usan la tecnología y la comunicación para el buen desenvolvimiento de la cotidianidad de estos lugares, en lugares o sectores medulares como los servicios públicos, con el objetivo de mejorar su desempeño y funcionalidad en beneficio de la ciudadanía.

También estas ciudades tienen como objetivo contribuir con su intervención tecnológica de gran alcance social y hasta económico, en el mejoramiento y la sustentabilidad del medio ambiente, el uso de los recursos naturales  renovables y por consiguiente también los que tienen que ver con los no renovables.

El negocio de las ciudades inteligentes

Ese auge ha traído como todo lo que se maneja desde el punto de vista de la tecnología, un sinnúmero de inversionistas quienes apuestan a las grandes empresas que realizan estas acciones de smartcities  para convertir esas ciudades en mayores dependientes de la tecnología en todos sus campos de acción.

Según estudios elaborados por empresas encargadas de analizar las inversiones, se habla de un suma superior 189 mil millones de dólares para el año 2023 en materia de insumos de características autónomas para las ciudades, sobre todo en aquello que tiene que ver con el transporte, la salud, la vivienda y la seguridad, en este último caso, la ciudadana y la de los bienes. 

Deja un comentario