Historia del anime y su influencia cultural

Muchos pueden pensar que el anime tuvo un nacimiento reciente, pero su historia es un poco más antigua de lo que generalmente se cree. Al respecto, este tipo de animación inició en el año 1917, gracias a un conjunto de cortometrajes con rasgos parecidos a las producciones de origen americano. Desde entonces ha ido en aumento y no han dejado de surgir creaciones.

Ahora bien, el estilo tan propio con el que cuenta todo anime en la actualidad, comenzó posteriormente en el año 1960 con el trabajo de Osamu Tezuka, fue luego de su obra que el anime  se expandió de manera internacional, justo a finales del siglo XX. Esto por supuesto, estuvo acompañado por el aumento de la audiencia tanto japonesa como en el resto del mundo.

En la actualidad es muy simple acceder a un increíble número de series y producciones de internet, ya que se distribuyen a través de canales de televisión, en las salas de cine, en formatos de DVD y Blu-ray y por supuesto, en internet. Además, hay una gran gama de géneros para complacer a todo tipo de públicos, desde el infantil hasta el adulto.

Origen del término anime

Es completamente válido usar el término de ánime y animé, las cuales son la adaptación japonesa de la palabra animación. Aunque no siempre fue el término empleado para denominar este tipo de producción, pues en la etapa inicial su nombre era senga eiga, esto significa películas de líneas dibujadas.

Seguidamente, adoptó el nombre de Doga, cuyo significado es imágenes en movimiento, más tarde en el año de 1960 surgió animeshon y su abreviación anime, término empleado en la actualidad y con el cual es conocido en todo el mundo.

¿Cómo ha sido la influencia cultural del anime?

El anime ha logrado un éxito innegable, gracias a su difusión en oleadas a través del mundo entero, incluso cada vez que surge una nueva película o producción que tiene alta receptividad en el público, de inmediato capta nuevos sectores y más seguidores, por ejemplo en el año 2002 una producción de anime obtuvo el premio Oscar.

Asimismo, aunque la influencia del anime es mayor en niños y adolescentes, también cuenta con un gran público adulto, incluso ha generado el desarrollo de videojuegos, artículos de colección, personajes inolvidables que quedan en el imaginario popular y hasta frases.

De igual manera, el anime de origen japonés no es el único, también ha representado una cultura asimilada, ya que se pueden encontrar producciones extranjeras. Pero sin duda, parte de la influencia cultural del anime más representativa es la subcultura Otaku.

Se trata de personas completamente interesadas en la animación en niveles extraordinarios, movimiento que comenzó en el año 1980, incluso en 1990 inició el desarrollo de convenciones con asistencia multitudinaria donde realizan diversas actividades como Cosplay por ejemplo. En suma, los otakus se clasifican según sus intereses, en el año 2005 el Instituto de Investigación Nomura los dividió en 12 grupos y el 15 de diciembre de cada año celebran el Día del Otaku.

Deja un comentario